La SD Huesca Femenino se sitúa en lo más alto de la clasificación en solitario, aventajando en tres puntos al Olivar, al que vencía este domingo en el campo de San Jorge.

Minuto de silencio antes del inicio del encuentro / Foto: C.Pascual

3-SD Huesca: Sophie, Patri, Laura Salinas, Ximena, Lolo, Xarus (Sara Bellosta, 49´), Alejandra (Suso, 5), Ariadna, Blanca (Malena, 86´), Belén (Laura B. 80´) y Julia Sanz (Diana, 89´).

1-Olivar: Teresa Acerete, Sofía De Santa Pau (Carlota Domingo, 39´), Marta Ceperuelo (Josephine Barton, 56´), Sara Pérez, Natalia Ledesma, Paula Izuel, Elena Grima (Ikram Arjoune, 81´), Laura Guillén, Noelia Brosed (Carmen Sorbe, 81), Marina Arqued (Lucía Quilez, 77´) y Aida Adjinovic.

Árbitro: Sergio Romeo Gracia. Mostró tarjeta amarilla a Ximena por el Huesca (62′) y a Natalia (9′) por parte del Olivar.

Las oscenses se llevaban el triunfo por 3-1 tras un partido marcado por las lesiones, ya que fueron numerosos los parones en el encuentro para atender a las jugadoras de ambos equipos.

La primera de ellas en el minuto uno, ya que, en la primera disputa del encuentro, Alejandra tuvo que abandonar el terreno de juego por un problema en la rodilla. Suso fue la encargada de sustituirla en el extremo, cruzando a Julia de banda. Pero cinco minutos después de hacer el cambio, la SD Huesca volvía a quedarse con 10 sobre el césped, por una lesión de tobillo de Xarus, que pudo mantenerse en el campo hasta el descanso.

Fue justo antes del paso por vestuarios cuando llegarían los goles. El primero, del Olivar, tras un robo en el centro del campo cuando las azulgranas iniciaban su posesión, que permitió a las zaragozanas ganar la espalda a la defensa local.

Pero en la siguiente jugada llegaría el empate desde el punto de penalti, tras derribar la portera a Julia, que remataba con todo a favor. Laura Salinas fue la encargada de ejecutar la pena máxima en el minuto 44.

Las de Verónica Rodríguez encontraron más fluidez tras la reanudación a través del juego por bandas. Por allí llegaría el segundo, cuando una internada de Patri supuso un centro que Suso cabeceó dentro. La rúbrica llegaría a través de Julia Sanz, que la ajustó al larguero desde la frontal del área tras una buena jugada individual ya en el tramo final.

Fotos: C.Pascual