El Huesca se estrenó en Primera sorprendiendo, con resultados llamativos pese a ser novato en la categoría. Pero el subidón le duró poco, a estas alturas de temporada, aunque aún queda mucho, decepción, desilusión, impotencia y tristeza son los adjetivos que mejor califican la temporada que está haciendo el equipo de Leo Franco hasta el momento.

Marcador final del partido

1-Real Valladolid: Masip; Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Leo Suárez, Alcaraz, Míchel, Toni (Antoñito, m.71); Enes Ünal (Anuar, m.63) y Duje Cop (Borja, m.83).

0-SD Huesca: Jovanovic; Pulido (Cucho, m.63), Etxeita, Semedo, Miramón; Serdar (Gallar, m.56), Aguilera (Longo, m.70), Moi Gómez, Ferreiro; Sastre y Chimy Ávila.
Goles: 1-0. 28′, Alcaraz.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité valenciano). Mostró cartulina amarilla a Míchel (m.6), del Real Valladolid y a Serdar (m.13), Semedo (m.27), del Huesca.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla ante 17.300 espectadores.

La necesidad del Huesca se hizo patente en el inicio del choque, ya que los jugadores salieron con intensidad, pero la defensa de los locales se mostró muy seria y no permitió al rival llegar al área, mientras iban poniendo en marcha la táctica ofensiva, para tratar de sorprender a los de Leo Franco.

Leo Franco que prescindió de dos de los referentes del cuadro oscense, Cucho y Gallar, en busca de un revulsivo, pero esa presión inicial fue diluyéndose para dar paso a un Real Valladolid que empezó a controlar el juego, con un Alcaraz a un gran nivel y más capacidad creativa.

Mientras que el Huesca solo dispuso de un lanzamiento muy lejano de Chimy, que salió fuera, los vallisoletanos comenzaron a dar avisos, con buenas jugadas y combinaciones, como la protagonizada por Míchel, quien ofreció un pase perfecto desde la derecha a Cop, aunque éste llegó al área con mucha potencia y su disparo no resultó efectivo.

Ese asedio local derivó en una falta clara en el centro del área que Alcaraz se encargó de chutar con un golpe perfecto, que acabó al fondo de la red defendida por Jovanovic, y que inauguró el marcador del estadio José Zorrilla.

El gol supuso un jarro de agua fría para los oscenses, que nada podían hacer ante el buen manejo del balón de los vallisoletanos, que no permitieron que el marcador pudiera variar antes del descanso.

Hubo más movimiento tras el descanso. Los oscenses saltaron al césped con mucha más personalidad y con la idea clara de arriesgar. Continuaron con poca llegada, pero con más presencia en campo rival. El mazazo final pudo llegar en el minuto 52… pero el VAR anuló el segundo de los locales. Contragolpe de manual del equipo de Sergio González que culminó Leo Suárez de cabeza. Tras la celebración y el éxtasis, Mateu Lahoz llegó para poner calma y para anular el tanto por claro fuera de juego.

Leo Franco movió banquillo y, pese a revolucionar su once para buscar soluciones a la crisis de resultados, volvió a meter piezas importantes de su plantilla: Gallar y Cucho Hernández entraron en escena y la imagen del Huesca mejoró de forma notable. Poco a poco los azulgrana fueron ganando el porcentaje de posesión ante un Valladolid que no tenía claro si atacar para cerrar el duelo o defender el resultado. Semedo tuvo en sus botas el empate, pero no supo finalizar. El central se encontró con un rechace en la frontal del área chica y su derechazo se fue muy alto. Se lamentó Semedo y respiró Sergio González, que veía que los tres puntos se esfumaban.